Alimentación saludable y suplementos dietéticos

 

Es curioso y contradictorio que se coma tan mal a pesar  tener mayor acceso a la información, y que cada vez más personas sepan  qué es y qué no es una alimentación saludable.

Podría ser debido al aumento de las horas que dedicamos al trabajo, y la reducción del tiempo libre, que nos condiciona a comer deprisa y mal, obligándonos a visitar  restaurantes de comida rápida,  a comer alimentos precocinados y comida basura.

Podría ser también debido a hábitos adquiridos desde la infancia, ya que muchos padres, bien por desconocimiento, por contagio social, o bien por esa falta de tiempo, han acostumbrado a sus hijos a comer bollería industrial, generando problemas que pueden derivar en el futuro en graves dolencias fruto de ese incorrecto estilo de alimentación. Por ejemplo, la arterioesclerosis o la osteoporosis tienen su inicio en la infancia y adolescencia al no haber obtenido el aporte calórico o el calcio suficiente.

Esta mala alimentación, por tanto, es un mal generalizado en el siglo XXI.

Actualmente un tercio de las defunciones en todo el mundo se deben a enfermedades cardiovasculares y los nutrientes de la alimentación, influyen de manera muy importante en este ámbito.

Además, la Organización Mundial de la Salud informa ( y alerta)  que la obesidad es una de las mayores causas de muerte actualmente, ya  que provocan enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer.

Terribles datos y cifras, que nos deberían hacer pensar y replantearnos nuestro estilo de vida.

Pero… ¿Qué se considera comida saludable?

Por alimentación saludable entendemos el suministro de la cantidad adecuada y variada de alimentos que nos aporten las calorías y nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de organismo.

Los nutricionistas señalan que lo adecuado es consumir mucha cantidad de  verduras y frutas frescas, aves, pescado, huevos,  entendiendo a estos alimentos como indispensables para llevar una dieta equilibrada, y disminuir la ingesta de productos procesados,  grasas saturadas, dulces, y bollería industrial.

Aunque no todo está relacionado directamente con qué comemos, si no cómo comemos.

Comer menos y más despacio es otra manera de saciar tu hambre sin ingerir tanta comida. Además de beber más agua, importante para mantener los minerales, dejando de lado zumos o refrescos para ocasiones especiales.

Evitar fumar, tomar alcohol y hacer ejercicio moderado  sería también algo muy positivo para mantener tu salud en forma.

Otro tema recurrente en la sociedad actual es el gran desconocimiento sobre el uso adecuado de los suplementos dietéticos.

¿Cuándo usar suplementos alimenticios?

Teniendo en cuenta que un suplemento es la cantidad concentrada de un nutriente, hay que ser consciente de cuándo tomarlo y porqué. Suelen estar recomendados en determinados momentos para ayudar tu organismo a trabajar mejor, o a cubrir determinadas carencias. En cualquier caso, hay que tener siempre muy presente, que  el hecho de tomar un complemento alimenticio no significa dejar de comer,  ya que los suplementos dietéticos no sustituyen a los alimentos, sino  que los complementan. Los suplementos dietéticos son excelentes aliados para mantener ese equilibrio saludable en nuestro organismo. Y siempre se deben adaptar a nuestra dieta y estilo de vida, dejándose recomendar por especialistas.

Alfa néctar, por ejemplo, es un poderoso suplemento alimenticio bastante recomendado por especialistas ya que está elaborado con ingredientes naturales, y, tras bastantes experiencias, está comprobado que  ayuda a mejorar el rendimiento de tu día a día de forma natural y rápida.

Creado mediante el uso de una fórmula de ionización única, y desarrollado por  científicos que garantizan la fiabilidad y la eficiencia de ingredientes naturales. En su fabricación  se utiliza  concentrados de alta calidad de grosellas negras, aronia y miel.

Para más información puedes ponerte en contacto con nosotros, y un agente especializado responderá a tus consultas.

 

Complementos alimenticios. Es importante seguir una dieta variada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable.