CONSEJOS PARA FORTALECER EL SISTEMA INMUNE

Te has preguntado alguna vez, ¿cómo reconocer la debilidad de tu sistema inmunológico?¿Cómo puedo fortalecer el sistema inmune? Lo cierto, es que si te lo has cuestionado, a simple vista, no podrás saberlo. Aunque existan algunos síntomas que pueden acercarte a esa conclusión, si no utilizas los análisis médicos para verificarlo, es difícil saber qué déficits tienes en tu organismo. Antes de llegar a esta cuestión te vamos a dar las claves para que las defensas de tu organismo estén en buenas condiciones y puedan combatir cualquier microorganismo.

Un sistema inmunológico fuerte es el resultado de un estilo de vida saludable en todos sus aspectos. Nuestras recomendaciones se basan en una buena planificación alimentaria, con consumo de alimentos frescos, una actividad física diaria para mantenernos activos y aportes vitamínicos complementarios. Esto último es debido a que la calidad de los alimentos es igual de importante que la cantidad y en ocasiones esas mediciones se desconocen y hay que suplementarlo con otros nutrientes.

¡Aquí tienes algunos consejos para fortalecer el sistema inmune este otoño!

Mantén tus defensas “up”

Mantener las defensas “up”, es decir, altas, es fundamental para que nuestro cuerpo se pueda defender de cualquier microorganismo que lo quiera atacar. Si bien hay factores externos que pueden contribuir a bajar las defensas, es importante tener en cuenta que también hay hábitos del día a día que pueden ayudar a mantenerlas altas, aunque esto no significa que no haya que acudir a un profesional médico en caso de cualquier patología. Simplemente afirmamos que manteniendo hábitos de vida saludables reducimos los riesgos.

Llevar una alimentación sana y equilibrada es uno de esos hábitos; nuestra alimentación es una de las bases más importantes para proteger al sistema inmune.

¿Y qué comemos?

Los expertos recomiendan una dieta mediterránea, siendo los alimentos más importantes, las verduras frescas, las frutas y legumbres ricos en antioxidantes y micronutrientes, sin olvidarnos de la parte proteica del pescado, la carne blanca o los huevos.

Un consumo diario de 5 piezas de fruta o verduras es el patrón a seguir para  mantener fuerte el sistema inmunológico. Y en el caso de las frutas las que contengan altas cantidades de vitamina c, por eso aconsejamos comer naranja, pomelo o kiwi.

Por otro lado, el consumo de legumbres en todas sus variedades es recomendado por los especialistas y se deben comer entre dos y tres veces a la semana.

La carne y el pescado tienen que estar presentes en la dieta pero de manera más limitada, es decir no todos los días, una vez a la semana en el caso de la carne y a ser posible carne blanca, menos perjudicial que la roja. Los huevos ya pueden pasar a consumirse a  diario si el médico no te lo desaconseja por otro tipo de patologías.

En cualquier caso lo que no debe de estar presente en la dieta es el consumo de productos procesados y ultraprocesados o precocinados, debido a su alta densidad energética  y su alto contenido en grasas y azúcares, muy perjudiciales para nuestro organismo, así como sucede con el alcohol o las bebidas azucaradas.

Sin embargo, a pesar de estos consejos, también te recomendamos acudir a un especialista de la nutrición para verificar cualquier cambio en tu dieta ya que cada organismo es diferente.

¿Qué otros hábitos nos pueden ayudar?

Tener un estilo de vida saludable para fortalecer el sistema inmunitario implica también realizar ejercicio diario moderado, 30 minutos al día de actividad física sería suficiente. Esto acompañado de un buen descanso, mejorando las horas de sueño y evitando el estrés nos permitirá aumentar nuestras defensas y nuestra salud mental. ¡Haz la prueba!, aunque seguro que en tus vacaciones lo has comprobado más de una vez.

Si bien no podemos, como dijimos, reconocer el alcance de la debilidad de nuestro sistema inmunológico, existen síntomas que puedan indicar una necesidad de suplementación, como las uñas quebradizas, llagas en la boca, encías rojizas, signos en la piel u orzuelos…entre otros.

En este sentido, la valoración de un experto es vital para determinar qué tipo de déficit existe. Pero antes de llegar a esto nuestra prescripción a incluir entre tus hábitos es el uso de los complementos nutricionales que pueden ayudarte a mantener o reforzar las defensas naturales y Álfa Nectar no solo contiene vitamina C para tal fin, sino que también contiene niacina, selenio o yodo. De forma breva, mencionar que la niacina nos ayuda a mantener sano el sistema nervioso, el digestivo y la piel, mientras que el selenio entre muchas otras cosas ayuda al mantenimiento de las uñas y del cabello. El yodo es esencial para la regulación de nuestro organismo y la tiroides, mejorando nuestra agilidad mental.

Mantener un estilo de vida saludable nos hará funcionar adecuadamente, aunque eso no evitará contraer enfermedades obviamente, pero si conservar a nuestro cuerpo más fuerte y sano. Ya sabes como puedes fortalecer el sistema inmune este otoño, ¡anímate!
Complementos alimenticios. Es importante seguir una dieta variada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable.