• 0
    • No products in the cart.

Los virus más letales a lo largo de la historia

Desde que el coronavirus se declaró  pandemia por la OMS, la población ha comenzado a preocuparse por este virus  que causa síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2). Pero aunque el COVID-19  está causando estragos, y, desde luego, a estas alturas, sabemos que es mucho más que una gripe, aún no ha llegado a las cifras de los virus más letales de la historia. Por ello, en este post vamos a hacer un repaso de  cuáles han sido las grandes pandemias que ha sufrido la humanidad,  y sus consecuencias.

 

Viruela (1520)

Es considerado uno de las pandemias más peligrosas y mortales de la historia ya que provocó la muerte aproximadamente al 90% de nativos americanos. Introducir la viruela durante la conquistas de América fue una de las estrategias de los conquistadores españoles.

Está causado por Variola virus y se contagiaba por cualquier tipo de contacto entre humanos. Sus síntomas más comunes eran las altas fiebres y las erupciones en la piel, conocidas también como pústulas.

A pesar de no encontrar una cura, se consideró erradicada en 1980 gracias a la vacuna pero causó 300 millones de fallecidos a lo largo de su historia. El gran brote se produjo en el siglo XVIII donde solo sobrevivieron el 30% de afectados aunque la mayoría tuvieron lesiones de por vida.

 

La Peste Negra (1347 – 1351)

También conocida como peste bubónica, fue una de las pandemias más conocidas de la historia por su alta mortalidad. Se produjo por la bacteria Yersinia pestis que se transmitía a partir de animales, los más conocidos por su fácil transmisión fueron las ratas y las pulgas.

Se cree que comenzó en Asia Central  y a partir de ahí se extendió por todo el mundo. Dejó grandes estragos en toda Europa, acabando con un tercio de la población mundial. Al igual que la viruela, a causa de la bacteria nacen bubones y ampollas que provocan grandes dolores.

La pandemia causó 200 millones de bajas, lo que suponía el 60% de la población. Tardaron dos siglos en recuperar el nivel de población anterior.

 

Gripe Española (1918 – 1919)

La gripe es una de las amenazas más comunes que adopta distintas formas y letalidad. Muchas personas fallecen  por ello, pero una de las modificaciones más graves y que más fallecidos provocó fue la gripe española. Se llamó así porqué España fue el primer país que informó de la existencia de esta gripe.

Se extendió por todo el mundo, acabando con la vida del 3/6% de la población mundial y es considerada la tercera pandemia más letal de la humanidad. Nació cuando los soldados enfermos regresaron a casa tras la Gran Guerra. Se cobró la vida de más de 50 millones de personas aproximadamente.

 

Sarampión

El sarampión tiene más de 3000 años de vida y se contagia igual que el ya conocido coronavirus, de manera directa y por medio de las gotitas que expulsamos al hablar, por eso tiene una alta tasa de contagio. Provocó 200 millones de muertes dada la infección pulmonar que provoca.

El sarampión, a la par que la gripe, no tiene cura y la OMS aún no verifica que haya sido erradicada.

 

Plaga de Justiniano (541 – 542)

Comenzó en el siglo VI en Constantinopla extendiéndose por todo el Imperio Bizantino, destruyendo la cuarta parte de la población. Además de estar causada por la misma bacteria que la peste bubónica, también se transmitió por las ratas infectadas escondidas en los barcos mercantes.

No se conoce información exacta de esta enfermedad ya que se erradicó en el S.VIII, pero los datos de las bajas oscilan entre los 25 y 50 millones.

 

VIH/Sida 1981 – actualidad

El sida es una de las enfermedades más conocidas por todo el mundo causado por el virus de inmunodeficiencia humana. Se descubrió a principio de los 80 por el francés Luc Montagnier y desde entonces, las bajas se estiman entre 30 y 35 millones de personas, a la par que los infectados actuales.

Puede transmitirse mediante el contacto con la sangre o los fluidos con otra persona, por lo tanto la falta de prevención en los años 80 y la falta de recursos profilácticos en países de África provocaron un brote de la enfermedad. De hecho, el África subsahariana es la región más afectada, con un 61% de infecciones.

Básicamente lo que provoca el virus es una baja de defensas y problemas en nuestro sistema inmunitario. Hoy en día  los tratamientos han avanzado considerablemente, se ha conseguido estabilizar las defunciones y su transmisión, y ya hay dos casos de total curación. 

 

La Tercera Peste 1855

Comenzó en 1855 pero permaneció activa más de un siglo. Este tercer brote ocurrido en China también está ligado con la bacteria Yersinia pestis y mató a 12 millones de personas. La mayoría de fallecidos estuvieron en India. Es considerada la sexta pandemia más letal de la historia.

 

Grandes Pestes del Siglo XVII y XVIII

Hubo un repunte de la peste bubónica en diferentes epicentros durante ambos siglos, resurgiendo y cobrándose casi 4 millones de personas. De hecho, hubo un brote en la capital de Inglaterra en 1665 que sería la última gran pandemia de la peste.

 

Gripe rusa 1889 – 1890

Fue la  primera modificación de la gripe A que surgió por primera vez en Rusia. Algunos expertos mantuvieron que este virus se encontraba en las aves y su propagación causo un millón de muertes.

 

Gripe Asiática 1957 – 1958

Fue el segundo brote de gripe A que se piensa que fue una mutación a través de los patos salvajes. Se identifico en China pero se acabó propagando por los Estados Unidos causando la muerte a 1.1 millones de personas.

10 años después se produjo el tercer brote en Hong Kong. En dos años llegó a Vietman y Singapur y causó un millón de muertes.

 

En la actualidad contamos con grande avances tecnológicos y de investigación, que permitirán, poco a poco, conocer una vacuna efectiva para el coronavirus. De momento, es conveniente seguir todas las indicaciones para evitar el contagio, y reforzar el sistema inmunológico con una buena alimentación, y complementos alimenticios como Alfa Néctar.

Complementos alimenticios. Es importante seguir una dieta variada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable.