• 0
    • No products in the cart.

RENOVARSE O MORIR: PIEL PERFECTA TRAS EL VERANO

Piel perfecta tras el verano

El refranero popular nos deja claro uno de los enunciados más utilizados en todos los ámbitos de la vida, aunque fué Unamuno quien lo puso en valor, hoy es más valioso que nunca el dicho de “renovarse o morir”, y es que hoy en día la imagen de una persona es primordial.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y nos sirve como barrera protectora frente al medio externo. Por ello, tendremos que cuidarla siempre, pero tras el verano, nuestra piel adquiere una apariencia más seca de lo normal. El calor, los rayos UVA, el cloro de las piscinas o el salitre del mar empeoran su estado en gran medida. ¿Quieres tener una piel perfecta tras el verano?

Si no has seguido nuestros consejos anteriores de otros artículos relacionados con la vitamina C, donde Alfa Néctar era tu mejor aliado, seguramente tu estado de la dermis se verá afectado tras el verano, sin embargo, la buena noticia, es que la llegada del otoño te permitirá recuperar buena parte de la salud de tu piel si sigues estos tips.

En busca de la piel perfecta tras el verano

Tips de belleza para recuperar tu piel

El calor del verano aumenta la deshidratación interna y esto se refleja de forma externa, por eso aumentar la hidratación durante esta época del año es preciso para lucir una dermis suave y con vitalidad. ¿Cómo?

Primero, te recomendamos aumentar el consumo de agua o líquidos libres de azúcar para conseguir una hidratación interna, lo ideal es tomar dos litros de agua para lucir un cuerpo sano, pero si es algo más, mucho mejor.

Además, incorporar frutas y verduras en tu dieta aumentará el porcentaje anterior, puesto que estos además de ser muy ricos en agua también aportan nutrientes beneficiosos para la piel, y si añadimos complementos vitamínicos que contengan vitamina E y C, el estado de mejora de la piel se incrementará considerablemente.

Externamente, tres van a ser los rituales imprescindibles para devolver la luminosidad y humedecimiento de la dermis tras la época estival: exfoliación corporal, el uso de mascarillas hidratantes faciales y corporales y la despigmentación.

Exfoliación más que imprescindible

La exfoliación es uno de los tratamientos imprescindibles que requiere nuestro cuerpo al acabar el verano para reducir las impurezas de la piel y eliminar las células muertas que el estío provoca en la dermis. Con esta terapia apta para el rostro y el cuerpo, limpiamos los poros, generamos un extra de luminosidad y damos brillo al activar el colágeno natural de nuestra piel, ayudando a que se oxigene. Tras este ritual, se hace preciso hidratar intensivamente las zonas tratadas con mascarillas hidratantes regeneradoras, incrementando eso sí su aplicación con varias veces a la semana.  En general, es una de las mejores formas de hidratar la piel debido a que contienen principios activos que humedecen y nutren las capas más profundas.

Y por último, si no has sido precavid@ con el sol, y los rayos UV han provocado manchas cutáneas en tu rostro, en partes como el mentón, escote, nariz, labio superior o frente será necesario apostar cuanto antes por productos despigmentantes para eliminar las marcas generadas. A este respecto, no dudes en ponerte en manos expertas para hacer uso de los productos correctos y no provocar daños irreversibles. El dermatólogo se basará en tu tipo de piel para aconsejarte el tratamiento más acertado para ti.

“Como verás cuidarte la piel es bastante sencillo, solo deberás aumentar la hidratación interna y externa, limpiarla de impurezas y tratar las manchas que hayan salido por el sol, además de consumir productos  multivitamínicos que nos renueven por dentro.”

¡Luce de una piel perfecta tras el verano!

 

Complementos alimenticios. Es importante seguir una dieta variada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable.