NO TE RESFRÍES… ¿O ES UNA ALERGIA?

El otoño llegó y con esta nueva estación los resfriados y las alergias se pueden confundir.

Como ya te contamos en un post anterior tenemos que aumentar las defensas de nuestro organismo para que el sistema inmune esté fuerte y poder prevenir un resfriado común, pero ¡ojo, qué igual se trata de una alergia!

Vamos a diferenciar una alergia de un resfriado

La rinitis alérgica es una de las alergias más comunes. Debido a que presentan síntomas similares a los resfriados como los estornudos, la congestión y la secreción nasal,  es fácil confundirse con el diagnóstico si no es el médico quien lo prescribe.

Vamos a diferenciar las causas de ambas enfermedades para distinguirlas y tratarlas correctamente.

El resfriado está causado por la infección de un virus, mientras que la alergia es una reacción del sistema inmunitario ante sustancias (alérgenos), que son inofensivas en la mayoría de las personas pero en otras, su sistema inmunitario reacciona diferente provocando una hipersensibilidad. Estos alérgenos suelen ser el polen, los ácaros del polvo y el de los animales o el moho.

¿Cuáles son los síntomas del resfriado y de la alergia?

Si bien hay tres síntomas comunes, como hemos mencionado más arriba. La secreción nasal es muy característica en la alergia puesto que se diferencia rápidamente porque es más acuosa y constante con respecto al resfriado, que dura menos y después se hace más espesa. Por otro lado, la tos, el dolor de garganta, la fiebre e incluso los dolores musculares son específicamente atribuidos a los resfriados y no a la rinitis alérgica. Además, un resfriado puede durar una semana, mientras que una alergia dependerá del tiempo de exposición al alérgeno.

¿Cómo tratarlos o prevenirlos?

Una vez sabemos a qué nos estamos enfrentando vamos a combatirlos adecuadamente porque son enfermedades muy distintas.

Con el resfriado, cuando el virus ha llegado a nuestro organismo, debemos de intentar resolverlo en pocos días. Lo más recomendable es beber mucho líquido, guardando reposo en la medida de lo posible, tras la prescripción médica que nos determine los medicamentos paliativos.  Pero si queremos ayudar a mejorarlo, nuestro consejo pasa por insistir en consumir altas dosis de vitamina C y vitamina A. Estas vitaminas contribuyen a reducir el tiempo de exposición y a un funcionamiento normal del sistema inmunitario. Además, de lavarse las manos a menudo, abrigarse bien ante cambios bruscos de temperatura o ventilar las estancias con frecuencia.

Grosellas negras con mermelada.

En el caso de la rinitis alérgica es preciso realizar pruebas que determinen cuál es el desencadenante de la alergia para evitar exponerse. Tratándose con el medicamento más adecuado en función de los síntomas o de su gravedad. No obstante, la vitamina C ayuda a fortalecer nuestro organismo puesto que es un poderoso antihistamínico que ayuda a eliminar toxinas que desencadenan los procesos alérgicos.

Dicho esto…ambas enfermedades son distintas, pero tienen un denominador común que puede fortalecer nuestro sistema inmunológico, la vitamina C, por lo que ¿te animas a incluir entre tus hábitos el uso de los complementos nutricionales que contengan este compuesto como Alfa Néctar?

 

Complementos alimenticios. Es importante seguir una dieta variada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable.